Puntos negros o espinillas: consejos para evitarlos

Puntos negros o espinillas

Puntos negros o espinillas: consejos para evitarlos

Publicado por dermomedic en Acné, Dermomedic 15 Jul 2020

Tres pasos para dejar atrás los puntos negros o espinillas

Los puntos negros o espinillas se generan por una secreción sebácea excesiva de la glándula. Esa grasa va a parar al conducto excretor del folículo piloso y, cuando se acumula en exceso, rompe el tejido y al contacto con el medioambiente se oxida y se pone negro.

Compartimos tres sencillos consejos para dejar atrás los puntos negros o espinillas, pero sin olvidar nunca que es el dermatólogo quien debe indicar el tratamiento y cuidado de la piel más adecuado para cada paciente.

1.- Limpiar la piel: utilizar un jabón adecuado y secar con suavidad.

2.- Tratar el acné: usar siempre el producto adecuado que trate los factores patogénicos del acné, que sea eficaz tratando lesiones inflamatorias y no inflamatorias y que tenga un rápido inicio de acción y control a largo plazo..

3.- Hidratar la piel: utilizar a diario hidratantes específicas, que reparen la barrera cutánea de las pieles con tendencia acnéica, que protejan la piel contra los rayos UVA y UVB y que regulen el exceso de grasa.

Siendo constante con estos tres pasos, la mejoría de la piel con puntos negros o espinillas normalmente aparece después de 1 a 4 semanas del tratamiento con los productos indicados por el dermatólogo.

El plan óptimo para el tratamiento incluye la evaluación del paciente, la selección de la terapia farmacológica y la integración del régimen de cuidado de la piel complementario.

Y ahora el verano ayuda

El Dr. José Luis López Estebaranz, director de la Clínica Dermomedic de Madrid, en una entrevista para Vanitatis del 03 de julio 2020 nos comenta:

“El acné mejora en verano, al estar bronceados, las lesiones cutáneas se camuflan. Y gracias a la acción antibacteriana, antiinflamatoria y secante del sol, la aparición de las imperfecciones disminuye momentáneamente y, por ende, el acné suele mejorar”.

El problema es que pasado éste, las pieles acnéicas suelen rebrotar. “La habitual exposición solar excesiva que realizamos durante el verano es muy dañina para la piel: quema, irrita, deshidrata… y como consecuencia produce más sebo que, por ende, provoca la reaparición del acné”.

“Otros factores que pueden influir son los cambios ambientales, estrés laboral o emocional y los cambios de alimentación”, nos comenta el colaborador de BiodermaAsí que en verano relájate, pero no te confíes y sé fiel a tu rutina de belleza.

 

Para leer el artículo completo pinche aquí

Comentarios no permitidos para esta entrada.