Dermomedic - Prurigo nodular: Entendiendo y tratando este problema de la piel

Prurigo nodular: Entendiendo y tratando este problema de la piel

El prurigo nodular es una patología cutánea que afecta a personas de todas las edades, caracterizada principalmente por la presencia de nódulos pruriginosos, es decir, pequeñas elevaciones duras en la piel. A menudo, esta condición no solo afecta la piel de quienes la padecen, sino también su calidad de vida, ya que el intenso picor puede interferir significativamente en el día a día de las personas.

 

En DermoMedic, clínica dermatológica de referencia en Madrid, nos dedicamos al diagnóstico, tratamiento y seguimiento de esta y otras enfermedades de la piel con el fin de mejorar la salud y bienestar de nuestros pacientes.

¿Qué es el prurigo nodular?

El prurigo nodular es una enfermedad dermatológica crónica que se manifiesta en forma de nódulos pruriginosos que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque son más comunes en las extremidades, el tronco y las zonas de fácil acceso para rascarse. Estos nódulos son el resultado de rascarse repetidamente, lo que hace que sea tanto una causa como una consecuencia del picor.

Causas y factores de riesgo

Las causas exactas del prurigo nodular no se conocen completamente, pero se cree que factores como trastornos de la piel preexistentes (por ejemplo, dermatitis atópica), alteraciones del sistema nervioso, y condiciones sistémicas (como enfermedades renales) pueden desempeñar un papel importante en su desarrollo. Además, el estrés y otros factores emocionales pueden exacerbar la condición.

Síntomas

Los nódulos de prurigo son firmes, a menudo con una superficie rugosa, y pueden variar en color desde el tono de la piel hasta un marrón rojizo. El síntoma definitorio es un picor intenso que puede empeorar por la noche y al contacto con ciertas telas o con el calor.

Diagnóstico

El diagnóstico del prurigo nodular se realiza principalmente mediante el examen físico y la historia clínica del paciente. En algunos casos, puede ser necesario realizar una biopsia de piel para descartar otras condiciones.

Tratamiento

El tratamiento del prurigo nodular se centra en aliviar el picor, prevenir el rascado continuo y mejorar la apariencia de la piel. Esto puede incluir:

  • Cremas: Corticosteroides, emolientes y capsaicina pueden ser recetados para reducir la inflamación y el picor.
  • Terapia de luz: La fototerapia con UVB de banda estrecha ha demostrado ser efectiva en algunos pacientes.
  • Medicamentos sistémicos: En casos severos, pueden recetarse medicamentos como corticosteroides orales, antihistamínicos, o inmunosupresores.
  • Terapias psicológicas: Dado que el estrés puede agravar el prurigo nodular, las técnicas de reducción del estrés y la terapia cognitivo-conductual pueden ser beneficiosas.

Hace tan solo una semana hemos conocido la noticia de que la FDA ha aprobado el fármaco nemolizumab para el tratamiento de pacientes con dermatitis atópica moderada a severa y el propio prurigo nodular. Esto supone un nuevo hito en el abordaje de esta patología, muy incapacitante, que ofrece esperanzas de mejora en la calidad de vida de los pacientes que la padecen.

Prevención y cuidados

Aunque no siempre es posible prevenir el prurigo nodular, mantener la piel hidratada, evitar factores desencadenantes conocidos y tratar de manejar el estrés pueden ayudar a reducir la frecuencia y severidad de los brotes.

El prurigo nodular es sin duda una condición compleja e incapacitante que requiere un enfoque multidisciplinar para su manejo. En DermoMedic, nuestro equipo de especialistas está comprometido a proporcionar un cuidado cercano y personalizado, utilizando las últimas terapias y tecnologías disponibles para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes.

Si usted está padeciendo prurigo nodular o una sintomatología similar, no dude en contactarnos para explorar las opciones de tratamiento disponibles.

Fuente imagen: Elsevier