El melanoma se detecta en fase más avanzada en la tercera edad

lópez estebaranz - clínica dermatológica madrid

El melanoma se detecta en fase más avanzada en la tercera edad

Publicado por dermomedic en Melanoma 19 Jul 2016

ESTUDIO REALIZADO EN EL HOSPITAL UNIVERSITARIO FUNDACIÓN ALCORCÓN

El melanoma es un cáncer que afecta sobre todo a gente en la cuarta o quinta década de su vida. Sin embargo, puede impactar en cualquier momento de la vida y si eso ocurre en una edad más avanzada, aumentan las probabilidades de que se detecte más tarde, con un peor pronóstico.

Así lo indican los estudios que han empezado a centrarse en esta franja de la tercera edad.

Una menor atención a las autoexploraciones o, simplemente, la dificultad para llevarlas a cabo uno mismo o la falta de alguien cercano que lo haga, además de eventuales confusiones con las llamadas “manchas de la edad”, se encuentran entre las posibles causas de esta detección más tardía del cáncer.

Por ello, las campañas de prevención del melanoma tienen en este grupo de población un importante objetivo.

Así lo considera José Luis López Estebaranz, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Fundación Alcorcón (Madrid), que ha estudiado en una serie de más de 700 pacientes con melanoma a 266 mayores de 65 años.

Los resultados de este trabajo se presentaron en la última reunión anual de la AEDV y constituye una de las todavía escasas investigaciones que se centran en este grupo de edad.

La principal conclusión es que los melanomas detectados a partir de esta edad son más gruesos y con peor pronóstico.

“El índice de Breslow es de 1,7 frente al 1,2 de media en la misma serie; es frecuente el léntigo maligno melanoma, un tipo que se presenta comunmente en cabeza y cuello, a diferencia de otros, que se localizan de forma habitual en tronco y extremidades”

El léntigo maligno melanoma tiene un crecimiento algo más lento, pero los pacientes mayores a menudo llegan al diagnóstico ya con ulceración y sangrado, signos de mal pronóstico.

Además, estos enfermos sufren otras comorbilidades asociadas. “En un 65% tienen hipertensión arterial, y un accidente cerebrovascular o una cardiopatía isquémica en un 15% de los casos”, destaca Estebaranz.

En el 47% de los individuos estudiados, el melanoma se sumaba a otra neoplasia, de las que un 27% era también un cáncer de piel (carcinoma basocelular, espinocelular o un segundo melanoma). Entre los tumores no cutáneos, el más frecuente fue el cáncer de próstata. Todo ello influye también en el peor pronóstico.

Con estos datos, Estebaranz recuerda que no está de más dirigir el mensaje preventivo y, sobre todo, el de la autoexploración de forma específica a los mayores.

En ese sentido, José Carlos Moreno, dermatólogo y ex presidente de la AEDV, comenta que la campaña de prevención Euromelanoma abarca todas las edades “porque la prevención y, en especial, la protección solar, es necesaria desde la más temprana infancia, a lo largo de toda la vida. No obstante, a veces los mayores llegan tarde a la fotoprotección, pues como bien se sabe la piel tiene memoria, y acumula el daño de excesos anteriores. De ahí que la campaña también tenga como objetivo la detección precoz mediante la autoexploración“.

Sobre la posibilidad de confundir las manchas de la edad con melanomas, el también catedrático de la Universidad de Córdoba considera que en efecto pueden plantear cierta dificultad, si bien, normalmente, las lesiones de edad son múltiples, de un color parduzco.

Noticia del Diario Médico, del 18 al 24 de julio de 2016, pág-26

Madrid, Sonia Moreno soniamb@diariomedico.com

Pinchando sobre el botón accederá a la noticia

Pincha aquí

Comentarios no permitidos para esta entrada.