Manifestaciones cutáneas en pacientes con coronavirus

Manifestaciones-cutáneas-en-pacientes-con-coronavirus

Manifestaciones cutáneas en pacientes con coronavirus

Publicado por dermomedic en Coronavirus, Dermatología 01 Abr 2020

Compartimos en nuestro blog el interesante artículo publicado por Ángeles López el 1 de abril, en la web de la AEDV, sobre las manifestaciones cutáneas en pacientes con coronavirus,

La pandemia por coronavirus ha disparado la investigación en busca de un tratamiento curativo y una vacuna preventiva. Para ello, los datos que se están haciendo públicos de estudios observacionales sobre cómo han respondido los pacientes, cuáles han sido los síntomas detectados y cómo el virus ha interferido en el organismo son de gran valor para conseguir los objetivos científicos de atajar esta infección que alcanza ya a todo el planeta.

Revisamos en este artículo las manifestaciones cutáneas que han publicado un par de estudios realizados por departamentos de dermatología durante esta pandemia tras su experiencia vivida en hospitales de Italia y China.

El primero de estos estudios es el realizado por dermatólogos del Hospital Alessandro Manzoni, en Lecco (Lombardía, Italia) que, debido a la falta de personal, estuvieron en primera línea atendiendo a pacientes con infección por SARS-CoV-2. Fruto de ese trabajo, empezaron a detectar síntomas cutáneos que fueron registrando y que ahora han plasmado en este trabajo que ya ha sido aceptado para publicación, aunque actualmente se encuentra en proceso de revisión, por lo que carecemos de datos.

El estudio, dirigido por el dermatólogo Sebastiano Recalcati, recogió datos de 88 pacientes y comprobó que 18 de ellos (un 20,4%) desarrollaron manifestaciones cutáneas. De estos 18, 8 mostraron estas manifestaciones durante su ingreso y 10 post-hospitalización.

Estos problemas cutáneos iban desde rash eritematoso (en 14 pacientes), urticaria generalizada (en 3 pacientes) y vesículas tipo varicela (1 paciente). La zona del tronco fue la parte más afectada. El picor era leve o no había y las lesiones se curaron en pocos días.

Aparentemente, no hubo correlación con la gravedad de la infección por SARS-CoV-2 -19, según indican los autores de este trabajo doi:10.1111/JDV.16387.

 

Observaciones en China

Por otro lado, en un estudio que también ha sido difundido y que se encuentra pendiente de publicación, realizado por dermatólogos del Third Affiliated Hospital de la Sun-Yat sen University, en Guangzhou (China), se muestra otros detalles que pueden ser de interés para dermatólogos de otros países y para el resto de los médicos que atienden a pacientes con coronavirus. 

En primer lugar, estos dermatólogos señalan que, como se sabe, algunas dermatosis infecciosas cursan con fiebre, por lo que habría que determinar si, en aquellos pacientes con fiebre y lesiones en la piel, la causa está en una neumonía por COVID-19 o en una enfermedad dermatológica independiente. Los síntomas respiratorios y la historia epidemiológica serán importantes para establecer el diagnóstico, junto con el test de PCR. En este artículo, hacen referencia a que, entre otro tipo de pacientes, también se encontraron con personas con COVID-19 y otras enfermedades comunicables como fiebre del Dengue.

Ante la falta de una medicación específica para la infección por coronavirus, apunta este trabajo, son muchas las personas que toman o reciben antibióticos u otro tipo de fármacos (también hierbas medicinales chinas en el caso de este país) para paliar los síntomas. De esta manera, comentan que no fue infrecuente ver pacientes de COVID-19 con urticaria, vasculitis urticaria u otro tipo de lesiones cutáneas en las que hay que considerar la posibilidad de reacciones alérgicas causadas por fármacos.

Hay que tener en cuenta, señalan estos dermatólogos chinos, que la tensión emocional durante esta pandemia puede agravar las enfermedades dermatológicas de pacientes previamente diagnosticados de rosácea, eccema, dermatitis atópica o neurodermatitis, por lo que es importante asesorar psicológicamente a estas personas.

El uso frecuente y prolongado de mascarillas puede agravar los problemas de acné o rosácea, así como el empleo frecuente de desinfectantes para la piel puede conllevar un aumento en la incidencia de dermatitis de contacto, no sólo en pacientes con coronavirus sino también personas sanas y en sanitarios. “Muchos dermatólogos abrieron consultas online gratuitas en China para ayudar a estas personas”, apunta este trabajo.

Por otro lado, estos dermatólogos recomiendan llevar a cabo estrategias específicas frente a ciertos pacientes dermatológicos que puedan presentar más riesgo de complicaciones si se infectan por COVID-19 o más susceptibilidad a esta infección. Aquí puedes encontrar estas recomendaciones en detalle: https://www.onlinelibrary.wiley.com/doi/epdf/10.1111/jdv.16390

¿Qué conclusiones se puede extraer de estos trabajos?

En primer lugar, habría que decir que son trabajos todavía incipientes, pendientes de revisar metodológicamente, aunque ya han sido aceptados para su publicación y también han sido difundidos, por lo que la cautela debe imperar.

Por otro lado, los autores del hospital de Lombardía, indican que “analizando estos datos, podemos decir que las manifestaciones cutáneas son similares a la afectación dermatológica que se produce durante cualquier infección vírica […] Indudablemente, necesitamos más estudios para confirmar y comprender mejor cómo la infección por COVID-19 afecta a la piel”, y además apuntan a que no se conoce qué ocurre en los pacientes asintomáticos o durante el periodo de incubación de coronavirus.

Por su parte, los dermatólogos de Guangzhou sugieren que la infección por coronavirus puede inducir una respuesta sistémica inflamatoria que podría derivar en dermatitis o en cambios en el proceso de una enfermedad dermatológica previa. “Las relaciones entre COVID-19 y las enfermedades dermatológicas requieren de más investigaciones y más evidencias clínicas”, concluyen.

Por último, señalar que, tal y como indican los autores italianos en su estudio, estos trabajos no se han podido acompañar de imágenes debido al riesgo que podría suponer a los pacientes introducir una cámara de fotografía en cada consulta y por minimizar el tiempo de exploración y de exposición al virus.”

Para leer el artículo completo Pinche aquí

 

 

Comentarios no permitidos para esta entrada.