¿Exceso de sudoración? Tu problema tiene solución

Exceso de sudoración

¿Exceso de sudoración? Tu problema tiene solución

Publicado por DermoMedic en Dermomedic, Hiperhidrosis 23 Jun 2021

Hoy traemos a nuestro blog dos entrevistas con el Dr. López Estebaranz sobre las soluciones al problema de la hiperhidrosis o exceso de sudoración, tanto para axilas como para manos y piesEn Clínica Dermomedic tenemos estas soluciones y somos especialistas en su tratamiento con iontofóresis y toxina botulínica y, además, pioneros en el uso de la Radiofrecuencia Fraccionada.

•La primera de las entrevistas es para EnPozuelo.es (9 junio 2021)

“¿Has oído hablar de la sudoración excesiva? Un problema que afecta a más de 3 millones de españoles en axilas, palmas de las manos o cuero cabelludo. Cinco revelaciones para superar este complejo que se multiplica en verano y que tanto preocupa a pacientes jóvenes y adolescentes.

Analizamos el origen de este problema y los avances en el tratamiento de la Hiperhidrosis (Exceso de Sudoración) y la Bromhidrosis.

La hiperhidrosis focal primaria (HFP) es una patología de origen idiopático que afecta a un 2-4% de la población. Se presenta con más frecuencia en las axilas, pero también puede afectar a las palmas de manos, plantas u otras localizaciones. Aunque se desconoce su origen, se sabe que un tercio de las personas que la sufren tienen un familiar con hiperhidrosis, por lo que se cree que podría existir una predisposición genética. Al factor hereditario se le suma un componente emocionalel miedo, la ansiedad y el estrés son factores que incrementan la actividad de las glándulas sudoríparas y producen la hiperhidrosis. Se ha observado que estas personas presentan una hiperestimulación de las glándulas sudoríparas a través de las terminaciones nerviosas que las inervan”, explica el Dr. Jose Luis López Estebaranz, Dermatólogo. Director Médico Clínica DermoMedic y Vicepresidente Colegio Iberolatinoamericano de Dermatología quien nos resuelve los cinco puntos capitales de esta afección.

 

1. ¿Cómo detectar o diagnosticar una hiperhidrosis?

El sudor es una sustancia producida por las glándulas sudoríparas que recubren todo nuestro cuerpo, formada principalmente por agua y sales, y cuya función principal es regular la temperatura corporal. Cuando el sudor se produce en una cantidad excesiva, más allá de la necesaria para esta función, hablamos de hiperhidrosis.

El diagnóstico es clínico, la objetivación de un aumento de sudoración localizada (en axilas, palmas, plantas u otras localizaciones) que ocasiona un trastorno en la vida normal del paciente. Existen test que cuantifican la extensión y cantidad de sudor y también cuestionarios que nos valoran el impacto en la calidad de vida del paciente.

 

2. ¿Por qué se produce dicha sudoración excesiva?

La hiperhidrosis es de causa idiopática o desconocida en la mayoría de los casos. Sin embargo, en ciertos pacientes, sobre todo si se acompaña de otros síntomas (palpitaciones, temblores, pérdida de peso, etc.), el médico investigará posibles causas.

  • Diabetes
  • Sofocos de la menopausia
  • Problemas de tiroides
  • Azúcar bajo en sangre
  • Alteraciones del sistema nervioso
  • Causas más graves y raras como infecciones, infartos, cáncer, etc.

 

3. ¿Desodorantes con aluminio o cremas con clicopirrolato pueden ayudar o es una solución temporal?

Su modo de acción es mecánico; actúan en el canal sudoríparo, formando un tapón que reduce el flujo de transpiración. Su efecto es transitorio, pocas horas y suelen funcionar en casos leves o moderados.

 

4. ¿Funcionan los fármacos orales?

Se utilizan sustancias anticolinérgicas como la oxibutinina, que actúan a nivel del sistema nervioso. Son eficaces sobre todo en casos de hiperhidrosis generalizadas, aunque pueden presentarse algunos efectos secundarios como sequedad de boca o dolor de cabeza.

 

 

 

 

 

5. ¿Cómo se puede solucionar?

El último avance para el tratamiento de la hiperhidrosis axilar es la radiofrecuencia fraccionada con microagujas Morpheus8, de Inmode. Esta nueva tecnología es una radiofrecuencia bipolar fraccionada que penetra a una profundidad de 4.000 micras con un perfil térmico adicional de 1mm, lo que nos permite alcanzar una profundidad de acción en el tejido de hasta 5mm.

Su aplicador de microagujas teflonadas de 24 pins penetra en la dermis produciendo una hipertermia que consigue destruir alrededor del 90% de las glándulas sudoríparas hiperactivas de las axilas y produciendo una normalización de la sudoración axilar de forma duradera. Es importante tener en cuenta que dichas glándulas no vuelven a regenerarse, su desaparición es permanente y, esta no afecta en ningún modo a la termorregulación corporal debido a que tan solo representan el 2% de los 4 millones de glándulas sudoríparas que el ser humano tiene repartidas por todo su cuerpo.

Se recomiendan de 1 a 3 sesiones para tratar totalmente la sudoración excesiva. El procedimiento se realiza de forma ambulatoria, bajo anestesia local y cada sesión dura en torno a 30 minutos. Tras el tratamiento, el paciente presenta un ligero enrojecimiento o eritema que puede durar pocas horas y mínimas costritas superficiales. Se podrá reanudar la actividad laboral y social habitual de manera inmediata y sin efectos adversos significativos. Los primeros resultados se apreciarán a las 2-3 semanas después del tratamiento. Finalizado el tratamiento, la normalización de la sudoración debe ser estable y permanente.

Los sistemas de radiofrecuencia fraccionada bipolar han supuesto un nuevo avance terapéutico muy eficaz en el manejo de la hiperhidrosis idiopática, pero también en el manejo de la bromhidrosis (mal olor coproral). Morpheus8 aporta durabilidad y un efecto permanente evitando que repetir el tratamiento periódicamente.”

 

Para leer el artículo completo pinche aquí

 

•La segunda entrevista la realiza Olga Tamarit, redactora web de InStyle (19junio 2021)

“Si sufres de hiperhidrosis este descubrimiento te interesa.

Desde siempre he tenido hiperhidrosis palmar y creo que solo las personas que la sufren pueden entenderme si digo que padecerla ha condicionado mi vida en muchos aspectos. Está claro que no es un problema de salud grave, pero la hiperhidrosis puede convertir un pequeño gesto cotidiano en una fuente de problemas e inseguridades.

No sabéis en cuántas ocasiones he agradecido que en España tengamos la costumbre de darnos dos besos y no la mano (porque cada vez que la daba me tenía que disculpar por tenerla, literalmente, empapada) o la de veces que no he estrechado la mano al chico que me gustaba en las primeras citas porque me daba un apuro tremendo que notase que las tenía muy (MUY) sudadas cómo de pequeña decía que no quería jugar a cualquier juego que implicase cierto contacto humano por vergüenza a que descubrieran mi problema y se metieran conmigo. Historia de mi vida: muchas personas han pensado que era una borde cuando en realidad lo que quería era ocultar un problema.

Cuando fui creciendo empecé a encajar mejor eso de tener hiperhidrosis y me animé a a contarlo a mis amigos, conocidos e incluso ligues y la verdad, siempre le restaron importancia (la mayoría de la gente es majísima y comprensiva). Todo esto hizo que me quitara un gran peso de encima a nivel social, pero hay otras cosas que siguen siendo complicadas de hacer con hiperhidrosis como: cualquier postura de yoga que implique apoyar las manos (te resbalas por la esterilla sí o sí), dibujar o escribir sobre papel (para los exámenes siempre he tenido que poner un pañuelo bajo la mano para no empapar el folio), deporte de contacto o donde uses pesas (mejor usar guantes si no quieres que a alguien le caiga la pesa en la cabeza) y un largo etcétera.

El Dr. Jose Luis López Estebaranz, Dermatólogo. Director Médico Clínica DermoMedic y Vicepresidente Colegio Iberolatinoamericano de Dermatología me cuenta que solo un 2-4% de la población sufre hiperhidrosis focal primaria, así que tenerla es un poco como si te hubiese tocado la lotería, pero al revés.

López Estebaranztambién asegura que se desconoce su origen, aunque se sabe que un tercio de las personas que la sufren tienen un familiar con hiperhidrosis, por lo que se cree que podría existir una predisposición genética. “Al factor hereditario se le suma un componente emocional: el miedo, la ansiedad y el estrés son factores que incrementan la actividad de las glándulas sudoríparas y producen la hiperhidrosis”.

Para evitar tener las manos sudadas las 24 horas del día he probado varios tratamientos: toallitas de aluminio que actúan en el canal sudoríparo formando un tapón que reduce significativamente el flujo de transpiración, por eso no es recomendable usarlas durante periodos prolongados de tiempo; pinchazos de bótox, que he de decir que fueron magia pura, pero con fecha de caducidad y un precio bastante elevado, además de bastante doloroso (las dos veces que lo he hecho ha sido sin anestesia, aunque puedes solicitarla). 

 

 

 

 

 

Y para el redoble final de tambores os diré que he probado la iontoforesis que es un procedimiento que consiste en colocar las manos o pies en unas cubetas especiales con agua, que están conectadas a una corriente eléctrica suave, aunque a mucha gente le funciona yo no noté mejoría y me pareció un procedimiento algo engorroso.

 

 

 

 

También hay una operación quirúrgica, llamada simpatectomía, que puede acabar con la hiperhidrosis que consiste en seccionar los ganglios nerviosos responsables del sudor. Lo malo de esta operación es que en el 88% de los pacientes aparecer un efecto secundario llamado “sudoración compensatoria” que significa que aunque dejen de sudarte las manos, empieza a sudarte la espalda, las axilas o el cuero cabelludo. ¿What?

 

 

 

 

Imaginad mi alegría al enterarme de que hay un nuevo protocolo estético que puede eliminar este problema para siempre y sin efectos secundarios. Se trata una radiofrecuencia fraccionada con microagujas Morpheus8, de Inmode. Esta nueva tecnología es una radiofrecuencia bipolar fraccionada que penetra a una profundidad de 4.000 micras con un perfil térmico adicional de un milímetro, lo que permite alcanzar una profundidad de acción en el tejido de hasta 5mm.

Su aplicador de microagujas teflonadas de 24 pins penetra en la dermis produciendo una hipertermia que consigue destruir alrededor del 90% de las glándulas sudoríparas hiperactivas produciendo una normalización de la sudoración de forma duradera. Este procedimiento está especialmente indicado para hiperhidrosis en axilas, aunque también se puede tratar en otras zonas.

Se recomiendan de 1 a 3 sesiones para tratar totalmente la sudoración excesiva. El procedimiento se realiza de forma ambulatoria, bajo anestesia local y cada sesión dura en torno a 30 minutos.”

 

 

Para leer el artículo completo pinche aquí

Comentarios no permitidos para esta entrada.