cómo identificar la cuperosis

cuperosis - clínica dermatológica madrid

cómo identificar la cuperosis

Publicado por dermomedic en Cuperosis 30 Abr 2014

Identificación de la cuperosis

Cuperosis: Qué es la cuperosis

Desde Dermomedic queremos hablar de qué es la cuperosis y que debemos hacer para intentar que no aparezca. Ésta rojez en la cara es un estado de la piel que está ligado a problemas de microcirculación y que afecta en concreto a los vasos sanguíneos de la piel facial. El resultado de ello son la formación de pequeñas varices o venas varicosas en diferentes partes del rostro. La podemos encontrar en todo tipo de piel y su aparición está favorecida por factores tales como emociones intensas, alcohol, café, tabaco, picantes, transtornos digestivos, exposición excesiva a la radiación solar o al uso continuado de corticoides tópicos. No se considera una enfermedad dérmica.

Cómo se identifica la Cuperosis

Este enrojecimiento de la piel sufre unas congestiones faciales o enrojecimiento de la cara, que reciben el nombre de eritrosis y producen una sensación de calor o sofoco. Estas sensaciones, en general, son remitentes. Con el paso del tiempo, y debido a una vasodilatación de los capilares, con la couperosis aparecen las denominadas telangiesctasias.

La localización de este enrojecimiento de la piel  suele estar en la nariz o en los pómulos pero puede lelgar a a afectar a la cara en su conjunto. Además puede desencadenar incluso en una blefaritis, es decir, en el párpado del ojo.

En general, la couperosis aparece de forma simétrica, pero en algunas ocasiones puede presentarse en una sola parte de la cara.

Por qué puede aparecer la cuperosis

A continuación exponemos algunas situaciones que favorecerán a la aparición de la cuperosis pueden ser:

  • Factor Genético; en determinadas familias puede transmitirse de forma “hereditaria”.
  • Factor psicológico o nervioso; situaciones de estrés, carácter sensible, etc.
  • Factores Viscerales; falta o disminución de jugos gástricos, insuficiencias hepáticas graves, sofocos de origen ovárico, diabetes, hipertensión, infecciones intestinales latentes, etc.
  • Factores Alimenticios; Las bebidas alcohólicas, los alimentos muy calientes. La falta de vitamina B.
  • Factores Ambientales; Acción solar, el viento, el frío, fuentes de calor (en algunas profesiones se produce de forma habitual: cocineros, planchadoras, horneros, etc.)

Si tú o los tuyos padecéis esta enfermedad de piel o queréis un buen diagnostico, lo mejor es ponerse en las manos de un buen quepo de dermatólogos que puedan analizar cada caso y ver que tratamiento se ajusta a la gravedad de cada caso. Puedes pedir cita previa sin compromiso pinchando Aquí.

Comentarios no permitidos para esta entrada.