ALOPECIA Y CAÍDA DEL CABELLO: SOLUCIONES

Alopecia

ALOPECIA Y CAÍDA DEL CABELLO: SOLUCIONES

Publicado por dermomedic en Alopecia 21 May 2019

ALOPECIA Y CAÍDA DE CABELLO

Dra Constanza Bahillo Moiné.

Dermatóloga de la Clínica DermoMedic

Ante una  caída de cabello, es importante buscar un diagnostico por parte del dermatólogo, el especialista en alopecias. Este determinará el tipo de caída que presenta el paciente y en función de esta, cuales son las opciones terapéuticas para ponerle freno y conseguir recuperar el cabello perdido en la medida de lo posible.

TIPOS DE ALOPECIA

Los principales tipos de alopecia y caída del cabello a los que nos enfrentamos en la consulta son:

  • •EFLUVIO TELOGENO: Consiste en una alteración del ciclo del cabello, de modo que un daño sobre la raíz de este determinará su caída. El pelo se pierde de manera difusa y llamativa, y ocurre entre los 2-4 meses posteriores a la aparición de la causa. Las más frecuentes son infecciones, postparto, estrés importante, déficit de vitaminas…  El tratamiento principal, es determinar la causa que lo produce y combatirla si esta sigue presente, como por ejemplo , un déficit de hierro. En efluvios de larga duración puede ser útil el tratamiento con complejos vitamínicos, minoxidil en loción o plasma rico en plaquetas

 

  • •ALOPECIA ANDROGENETICA MASCULINA: Es la calvicie común que aparece en el varón, se presenta hasta en un 70% de los hombres, sobre todo a partir de los 30 años. En su causa encontramos una predisposición genética, junto a una acción elevada de los andrógenos a nivel del folículo piloso, que lleva a su miniaturización, es decir, la aparición de un cabello cada vez más fino, hasta que este desaparece.

El principal tratamiento, son fármacos antiandrógenos, como finasteride y dutasteride, que consiguen frenarla, e incluso mejorar la densidad perdida.

 

  • •ALOPECIA ANDROGENETICA FEMENINA: Es el equivalente a la calvicie común cuando aparece en mujeres. Estas mujeres tienen una sensibilidad a los andrógenos, que determina una miniaturización folicular, apareciendo progresivamente la zona anterior del cabello, más despoblada y con menor densidad. Dado el efecto que tiene este tipo de alopecia sobre las mujeres y su progresión si no se trata, es importante realizar un diagnóstico precoz para detenerla en fases iniciales. El tratamiento se realiza preferentemente con anticonceptivos y otros antiandrogenos orales, siendo muy importante el tratamiento precoz dado el impacto que presenta la alopecia en mujeres.

 

  • •ALOPECIA AREATA: Se trata de una caída de cabello de causa autoinmune, es decir, las defensas de nuestro cuerpo, atacan el folículo piloso determinando la caída del cabello. Puede desencadenarse por estrés. Hay varios patrones clínicos de alopecia areata, desde la aparición de unas pocas placas redondeadas hasta la alopecia universal. Su duración también es muy variable, desde meses hasta años, lo que produce frecuentes recaídas tras la retirada del tratamiento. Se trata con fármacos antiinflamatorios, bien de manera local, como cremas o lociones de corticoides, infiltrados y en casos más extensos corticoides orales. En pacientes con alopecia más grave o refractaria, pueden ser necesarios otro tipo de fármacos inmunosupresores, fármacos que actúan sobre nuestras defensas, inhibiendo en cierta medida su efecto. Cualquiera de los tratamiento, puede conseguir o no repoblar las áreas alopécicas, y tras ello muchas veces, se produce de nuevo caída al suspender el tratamiento.

 

 

 

  • •ALOPECIA FRONTAL FIBROSANTE: Es una forma de alopecia, que aparece sobre todo en mujeres a partir de la menopausia. Se produce una alopecia de cejas que se sigue de un retroceso en la zona de implantación de cuero cabelludo. Este es progresivo, determinando cada vez una frente más amplia. Es frecuente que se acompañe de lesiones tipo granitos a nivel facial. Su causa, no está clara, pudiendo influir factores hormonales y hereditarios. El tratamiento con antiandrógenos es eficaz, así como tratamiento local con corticoides y minoxidil. En este caso el tratamiento frena la progresión de la alopecia, pero no se consigue recuperar el cabello ya perdido puesto que se trata de una alopecia cicatricial.

DIAGNÓSTICO DE ALOPECIA

El diagnóstico de la mayoría de alopecias es fundamentalmente clínico, mediante la anamnesis y la exploración del paciente. En los efluvios telógenos, el pull test (test de arrancamiento) será positivo. En algunos casos puede ser necesario un estudio analítico, para determinar o excluir causas, o previo al inicio del tratamiento. La TRICOSCOPIA es una técnica diagnóstica por imagen, en la que por el uso de una lente polarizada, se pueden determinar una serie de signos que nos ayudan al diagnóstico de la alopecia. Esta misma técnica se usa para controlar la respuesta al tratamiento. Es mucho más cómoda para el paciente, puesto que no precisa arrancar cabello, ni es invasiva como la biopsia. El tricograma con métodos dermatoscopicos es otra técnica que nos da información sobre numero de folículos pilosos, el tipo de los mismos y su estado.

NUEVOS TRATAMIENTOS DE LA ALOPECIA Y CAÍDA DEL CABELLO

Aparte de los remarcados en cada caso, atendiendo a su causa, como novedades se realizan principalmente los siguientes

  1. INFILTRACIONES DE DUTESTERIDE

Se trata de un tratamiento local, para la alopecia androgenetica, en hombres y mujeres. Consiste en la infiltración de dutasteride, fármaco antiandrogeno, a nivel del cuero cabelludo, previa aplicación de anestesia local o tópica. Tiene una alta seguridad y eficacia para frenar y mejorar este tipo de alopecia. Esta indicado en aquellos casos en los que el tratamiento oral está contraindicado, o bien como ayuda a este para mejorar el proceso. Las infiltraciones se realizan cada 3 o 4 meses.

  1. PLASMA RICO EN PLAQUETAS

Consiste en infiltrar a nivel del cuero cabelludo, el componente rico en plaquetas, con sus factores de crecimiento, obtenido tras el centrifugado de la sangre extraída del paciente. Estos factores de crecimiento estimularan la vascularización, la formación de nuevos cabellos y la revitalización de los presentes, produciendo mejoría en la densidad y calidad del cabello. Esta indicado como terapia adyuvante a los tratamientos clásicos en la alopecia androgenética, para acortar la duración de los efluvios y en ciertos pacientes con alopecia areata. También se emplea tras el trasplante capilar. El protocolo varia, desde sesiones mensuales para estimular el crecimiento a sesiones cada 3-6 meses para fortalecer y mantener el cabello ya recuperando.

Comentarios no permitidos para esta entrada.